Cultura Griega
   Historia de Grecia
   Arte griego
   Columnas griegas
   Filósofos griegos
   Economía y formas de negocio
 Cultura Maya
   Tribus Mayas
   Región Ixil
 Cultura India
   Arte India
   Taj Mahal
 Cultura Egipcia
   Arte Egipcio
   Dioses Egipcios
   El arte de la orfebrería y joyería en el antiguo Egipto
   Historia del faraón Tutankamón
   Jeroglíficos Egipcios
   Pirámides Egipcias
   Sociedad Egipcia
 Cultura Azteca
   Arte Azteca
   Calendario Azteca
   Religión Azteca
 Cultura Inca
   Sociedad Inca
   Arte Inca
   Machu Picchu
 Cultura China
   La Gran Muralla China
   La Gran Muralla China 2
   Origen de la escritura china
   Pintura china
 Cultura Romana
   Arte Romano
   Arquitectura Romana
 Cultura Africana
   Arte Africano
 Cultura musical    Instrumentos música pop
 Personajes famosos    Inventos de Da Vinci
 Aceite de oliva
 En qué consiste el inemuri o la siesta japonesa
 Los rituales funerarios más curiosos de la historia
 Cultura gótica: qué es y cuál es su origen
 9 curiosidades que no sabías sobre la imprenta
 Historia del pergamino y su evolución hasta la fecha


Historia del pergamino y su evolución hasta la fecha

Historia del pergamino y su evolución hasta la fecha

El papel es uno de los artículos más empleados en la cotidianidad y resulta interesante descubrir cómo este objeto tan simple esconde una historia tan interesante, extensa y digna de ser recordada aún en nuestros días. 

Antes de que este existiera, el mundo contaba con un tipo de papel un tanto diferente y era conocido como pergamino y aunque es probable que ya lo hayas escuchado, en este artículo ahondaremos en su historia y te revelaremos algunas de sus curiosidades.

¿Qué es el papel pergamino?

Más allá de una superficie para la escritura, el papel representa un proceso de transferencia de conocimientos que se han transmitido de generación en generación y que a su vez han permitido el enriquecimiento histórico de la humanidad. En el caso particular del pergamino, se trata de una especie de soporte de escritura que surgió en la antigüedad tras la escasez del papiro, otro tipo de papel cuya calidad y resistencia era menor, pero que era considerado de mayor categoría (fuente: https://dical.es/).

Este papel era elaborado a partir de pieles de animales como: becerros, cabras y ovejas, lo cual representaba una gran ventaja frente al papiro debido a que podía resistir el paso del tiempo y las inclemencias de la temperatura.

Según algunos historiadores, era en la ciudad de Pérgamo en donde se producía la mayor cantidad de pergamino, y fue esto lo que dio origen a su nombre, no obstante, también se sabe que este tipo de papel existía incluso antes que la misma ciudad de Pérgamo.

Con qué se hacen los pergaminos

Este tipo de papel, era elaborado con pieles de animales jóvenes que podían ser terneros, cabritos o corderos, puesto que disponía de una membrana maleable que resultaba mucho más fácil de coser al momento de elaborar libros y cuadernos.

Aunque la piel se compone de tres partes, los fabricantes de pergaminos solo empleaban la dermis, por lo que debían retirar minuciosamente la epidermis y la hipodermis, el cual era un proceso un tanto tedioso.

Para ello, empleaban una técnica muy ingeniosa que consiste en sumergir la piel en una solución de cal, lo cual ayudaba a desprender las capas de piel de una forma más sencilla y rápida.

Seguidamente, debían encargarse del acabado del papel, por lo que la colocaban en un caballete en donde era estirada y se frotaba con una piedra especial para retirar las impurezas y mejorar su textura.

Otros usos del pergamino

Tal como nos dicen los expertos en papel de Dical, la calidad y textura del pergamino puede variar en relación con la edad del animal sacrificado, siendo los de menor edad mucho más suaves y de mejor acabado y textura. Teniendo esto en cuenta, se solía fabricar un tipo de pergamino más sofisticados con animales recién nacidos o nonatos, el cual era el más lujoso y se reservaba para ocasiones muy especiales.

Por el contrario, el papel más rugoso y texturizado que era elaborado con animales de edad más avanzada era reservado para realizar panderetas, tambores y otros tipos de instrumentos o artículos.

Historia del papel pergamino

Aunque a lo largo de muchos siglos, el papiro fue un soporte de escritura muy popular, poco a poco fue surgiendo la necesidad de reemplazarlo, debido a su fragilidad y a la incomodidad que generaba.

Por si fuera poco, el papiro vegetal era elaborado a partir de una planta que solo se reproducía en el río Nilo y en alguno de los ríos de Sudán, lo cual hacía que fuera poco accesible.

A partir de estas necesidades, surgió el papel pergamino, un tipo de papel que no solo prometía ser más resistente y duradero, sino que al ser elaborado a partir de pieles de animales podría ser producido en cualquier lugar del mundo.

De acuerdo a algunos historiadores, se dice que el papel pergamino era utilizado en el tercer milenio a.C., pues se encontraron algunas muestras provenientes de Egipto que lo demuestran.

Inicios de la producción organizada

La popularidad del pergamino se incrementó específicamente en la ciudad de Pérgamo, pues fue en esta ciudad y bajo la dirección del rey Eumenes I que se perfeccionaron las técnicas de fabricación elevando así el nivel de producción.

Esto a su vez ayudó a que muchos países dejaran de depender únicamente del papiro, el cual provenía de Alejandría. 

Otra de las grandes beneficiadas con este tipo de papel, fue la biblioteca de Pérgamo, quien incluso logró equipararse con la gran biblioteca de Alejandría, que para entonces era una de las más importantes a nivel mundial debido al gran número de rollos de papiro que poseía.

¿Cuál es el primer pergamino?

Hasta la fecha, no se sabe con exactitud cuál fue el primer pergamino que fue fabricado, no obstante, existen algunos que son considerados los más antiguos y famosos del mundo, de los cuales te hablaremos a continuación.

Libro de horas

Se trata de una excelsa obra que data de la edad media, específicamente, del año 1480. Este libro cuenta con decoraciones iluminadas, ilustraciones, así como también rezos, salmos e historias sobre algunos personajes de la realeza de la época escritas en latín. 

Fue encuadernado con tapas de cuero duro y en su interior se utilizaron materiales como el pergamino, la seda y el papel occidental.

Aunque no es un libro de gran tamaño, sí que posee un gran valor debido a su calidad, antigüedad y especialmente a su excelente preservación. Actualmente, este libro se encuentra en el Museo de Artes decorativas, en donde se exhiben sus excelsas ilustraciones.

Codex Rossanensis

Es un manuscrito bíblico que data del siglo VI y fue escrito con letras de plata y oro, en él se encuentran escritos todo el evangelio de Mateo y parte del evangelio de Marcos a lo largo de 188 folios de pergamino purpúreo.

Estos textos fueron escritos mayormente en griego y también cuenta con diversas ilustraciones que acompañan los relatos. La relevancia de este libro es tal, que en el año 2015 fue incluido por la UNESCO en el Registro de la Memoria del mundo.

El origen exacto de este manuscrito, es un tema un tanto controversial, siendo Constantinopla, Antioquía y Jerusalén los lugares sugeridos por los historiadores. Lo que sí se sabe, es que fue descubierto por un periodista en la Catedral de Rossano en el año 1845.

Rollos del mar muerto

Son hasta la fecha, los pergaminos bíblicos más antiguos que existen, pues datan de hace más de 2000 años, lo cual resulta bastante extraordinario teniendo en cuenta su excelente grado de preservación.

Estos rollos están compuestos por más de 900 manuscritos de distintos tamaños, siendo el más grande de todos de 7.6 metros de largo, el cual por cierto, es el que está mejor preservado de todo.

Estos rollos fueron encontrados en el año 1947 en las cuevas Qumrán, las cuales se encuentran específicamente en la Costa del Mar Muerto de Israel.

Tras su hallazgo, estos manuscritos han sido estudiados por algunas de las universidades más prestigiosas del mundo, tales como la Universidad de Hamburgo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard.



Aviso legal